005 : Monte Fuji, un símbolo de Japón.


El año 2013 el monte Fuji 富士山 fue nombrado "Patrimonio de la humanidad" por la UNESCO declarándolo como "Fujisan, lugar sagrado y fuente de inspiración artística" debido a que durante siglos se ha reverenciado como lugar sagrado y ha sido una constante fuente de inspiración.
Si buscas en internet te podrás dar cuenta de que existen muchas imágenes del monte y todas muy diferentes entre sí, esto se debe a que la apariencia del monte Fuji cambia dependiendo del tiempo, la posición del sol y sin lugar a dudas la ubicación desde la que se mira, lo único constante en esta montaña es la majestuosidad y belleza.


Japón, en su geografía, está cubierto en un 75% de montañas y bosques y por tal razón en la antigüedad surgió la creencia de que después de la muerte los espíritus de los difuntos subían hasta las cumbres de las montañas para transformarse en dioses y así proteger a la familia en el hogar (llamados ujigami). Posteriormente, cuando se introdujo el budismo, apareció la creencia de la reencarnación y los llamados seis niveles en que los espíritus se encuentran después de la muerte a través de los cuales se aren camino pasando por zonas rocosas y bosques hasta alcanzar el estado de hotoke en la cima de una montaña convirtiéndose estas últimas en las moradas de los dioses y budas. Por tal razón es que las montañas se consideran como algo sagrado en el país, deben ser veneradas y admiradas con respeto.
En la cima del monte Fuji se puede encontrar un santuario sintoísta llamado Sengen Jinja (morada de las deidades kami de la montaña) mientras que en las lomas hay muchos otros santuarios construidos con la intención de venerar a la montaña en sí como un kami por su propia naturaleza. En la antología de poemas waka más antigua de Japón llamado Man’yoshu queda de manifiesta esta creencia (la antología recopila poemas en un periodo de 100 años a partir de la segunda mitad del siglo VII).


La naturaleza y sus paisajes

Santuarios, lagos, lagunas y muchos otros elementos de la naturaleza vinculan a la montaña como fuente de inspiración estética.

Las aguas subterráneas de la montaña fluyen hasta un río que cae formando la cascada de Shiraito no Taki (el flujo de la cascada llega a 1,5 toneladas de agua por segundo) un espectáculo que vale la pena ver al igual que el Diamante de Fuji que se produce cuando el sol se alinea de forma perfecta con la cumbre del monte.



Por cada una de las erupciones a través del tiempo el monte Fuji ha ido cambiando la topografía de la zona, después de la erupción del año 864, se formó una base donde se desarrolló el Aokigahara Jukai (Mar de árboles) al pie de la ladera noroeste. El bosque se extiende por un área de 3000 hectáreas entre los 900 y 1300 metros sobre el nivel del mar. En este bosque los árboles crecen en abundancia pareciendo impenetrable, es tan espeso que en la antigüedad originó rumores de personas que ingresaron y nunca salieron de él. Hoy en día existen excursiones con destinos accesibles en el bosque.

¡Fuji, sus lagos, lagunas y más!

Dentro de los lugares inscritos por la UNESCO en la Lista de Patrimonio de la Humanidad se encuentran los siguientes lagos y lagunas: Lago Saiko, Lago Shojiko, Lago Motosuki, Lago Yamanakako, Lago Kawaguchiko, Laguna de Deguchiike, Laguna de Okamaike, Laguna de Wakuike, Laguna de Nigoriike, Laguna de Kagamiike y Laguna de Shobuike.


Fuji Fuketsu

No solo lagos y lagunas hay en el monte Fuji, también es muy buena aventura encaminarse hasta la cueva de viento “Fuji Fuketsu” que tiene más de 250 metros de largo y en algunos lugares una profundidad de unos 20 metros bajo el nivel del suelo, al igual que otras cuevas, esta se formó durante una erupción volcánica (cuando el gas atrapado en la lava sale con fuerza dejando una cueva cuando se enfría), dentro de esta cueva hay hielo durante todo el año lo que nos entrega un gran espectáculo (según los habitantes de la zona en el periodo Edo, el Shogun Tokugawa Ieyasu hacia que llevaran hielo desde esta cueva hasta la actual Tokio).


Aguas termales y el monte de fondo



Un lugar sagrado, paisajes hermosos, excursiones y además… ¡Aguas termales!, así es, también existen balnearios de aguas termales en donde se puede estar viendo el monte mientras se baña. En las prefecturas de Yamanashi y Shizuoaka se encuentran hoteles y onsen en donde se puede hacer uso de los balnearios con hermosos paisajes.


ありがとうございました!!